Escuela L’atelier

imagen 7

Actualmente estamos inmersos en un apasionante proyecto en Barcelona. Una nueva escuela y pastelería en el Ensanche que ponen en marcha el prestigioso pastelero Eric OrtuñoXimena Pastor.

En el centro de la ciudad, se ubica un local de 500 m2, donde alumnos de todo el mundo asistirán a novedosas Master Class dirigidas por el maestro. Los nuevos productos llevados a cabo en las aulas y obrador de la escuela, se exhibirán en una pastelería con escaparate a la calle Villadomat.

Nuestra misión ha sido crear un universo arquitectónico que responda con claridad a los objetivos marcados por L’atelier, nombre con el que se presentan ambos pasteleros al mundo.

Y ¿por qué L’atelier? Un atelier es un laboratorio donde experimentar con materias primas relacionadas con el arte. Estos espacios de trabajo son lugares que, normalmente, presentan una imagen desordenada, caótica y mágica. Son áreas donde la estética del lugar es secundaria.

Tomando en cuenta estas definiciones de lo que es un atelier, comenzamos a trabajar en el proyecto. El resultado, que pronto será visible, engloba dos conceptos, en un principio, contrarios. El caos versus la perfección. Y es que cualquier obra artística, una vez acabada en el estudio del artista, ocupará otro lugar, generalmente una galería, un museo o un salón.

Del mismo modo, hemos entendido el trabajo de los artistas. El pastel, una vez terminado en el caos del obrador, pasará a la pastelería, llevándolo a sus cotas más altas de belleza y exquisitez.

Por ello, hemos propuesto una idea arriesgada pero cautivadora. Como hemos expresado arriba, la pastelería debe mostrar ambos contrarios. Para conseguirlo, se dejarán desnudas las paredes del local, mostrando todas las instalaciones tal cual las hemos encontrado. Cableados, tuberías, bajantes, etc. quedarán a la vista del cliente.

Sin embargo, esta desnudez fabril, e incluso hostil, se contrastará con una envolvente interior pura y sofisticada. La construcción de una caja de vidrio transparente logrará convertir el producto en una pequeña joya enmarcada en su vitrina.

Como resultado final y como observadores, aunque nos encontremos dentro de la caja joya, siempre tendremos presente, a través de la visión de los paramentos en bruto del local, el origen de cualquier creación llevada a cabo en el obrador.

Creemos que éste será sin duda, uno de nuestros proyectos más relevantes porque el cliente no ha dudado de nuestra idea y nos ha permitido llevar a cabo una respuesta tan arriesgada como vanguardista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s